SOS UNA PERRA

Dos casos de mujeres llevadas cómo perras no crean una tendencia pero hola, casuística.

La nota bizarra de esta semana que fue replicada por medios digitales argentinos que ni siquiera pueden chequear lo escrito en el idioma original es que Travers Beynon paseó a su esposa y a su novia por las tiras de sus bikinis.

0012664784
vía Infobae.

Benyon se proclamó el Hugh Hefner australiano pero en vez de crear una revista, lo suyo es la comunicación digital. Heredero de una compañía cigarrera, se apodó “Candyman” y su cuenta de Instagram es una oda al pajerismo adolescente-denigrante. Sólo sube fotos de sus modelos semi-desnudas que hacen las veces de tablas de sushi humanas o tablas de hamburguesas con #hashtags como #mymansionhasthehottestgirls (mi mansión tiene las chicas más sexis). La reacción dominante queda relegado al exotismo ante lo que no podemos categorizar dentro de nuestra escala de valores.

Pero después nos encontramos que en otros latitudes pasa lo mismo. La semana pasada también fue la ocasión para que la foto de un hombre paseando a su mujer con correa en un shopping en Staten Island se volviera viral. Los echaron del shopping por comportamiento anormal, aunque no haya evidencia de que la práctica no sea consensual ni que ella esté menos que feliz. Los comentaristas de la noticia se dividían mayormente en dos bandos: los que creen que la costumbre es inherentemente degradante y los que creen que simplemente no debería cruzar los límites de la propiedad privada.

https://www.instagram.com/p/2wu41XA7sI/

Hete aquí nuestra encrucijada. Acá en vaga fiebre no creemos en patrullaje femenino, o sea, definir de manera pedagógica lo que es aceptable para otras mujeres mayores a 18 y lo más libres que pueden ser dentro de este sistema anarcocapitalista porque es infantilizante y ya tenemos suficiente de eso con el mundo. Lo que se puede intentar distinguir en estos casos es quién detenta el poder en estas relaciones donde es admisible hacer de cuenta que un integrante de la pareja es un perro.

En el caso de Beynon, hay una relación completamente desigual dónde el hombre tiene los medios materiales, la fuerza física y las relaciones comerciales para mantener las mujeres. No sabemos nada de la pareja de Staten Island, en cambio, pero según vendedores del shopping del que fueron echados, son re normales con alguno que otro morbito. Con mi novio nos decimos “bebu”, qué sé yo, el amor es un gran espectro. La puja entre lo que está bien individualmente vs. la sociedad siempre es complejo de manejar. Socialmente enseñaríamos que pasear a tu pareja como un perro está mal, pero si te calienta …

¿La estoy flasheando?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto:
close-alt close collapse comment ellipsis expand gallery heart lock menu next pinned previous reply search share star