6 COSAS BASTANTE ERRADAS QUE SE CREÍAN SOBRE LAS VAGINAS

Las conchas son universalmente malentendidas y no sólo por las personas que no tienen una.

Hasta el Renacimiento no hubo ni una palabra para designar el sexo femenino en forma detallada porque se pensaba en la vagina como un falo invertido, en sintonía con la idea de que hombres y mujeres teníamos los mismos órganos pero organizados de distinta manera porque el hombre es la medida de todas las cosas.

En fin, acá van 6 de las cosas que se creyeron sobre las conchas hasta que nosotras tuvimos algo de poder de decir algo al respecto.

1. CUIDADO, ¡MIRÁ QUE MUERDE!

Por Helle hath no fury.
vía Deviant Art.

El mito de la concha dientuda – llamado vagina dentata – era una fuente de ansiedad real en sociedades que iban desde la rusa a la japonesa con una vuelta por la India, expresado en distintos relatos y cuentos. En muchas de estas historias, tenía que venir un héroe con el coraje suficiente para sacar o romper los dientes y así, hacerle el amor a la flamante desdentada.

2. SE TE ENFRIÓ EL PITO

El filósofo griego Galeno aseveraba que los cuerpos estaban regidos por fluidos de humores. Obviamente, en el mambo el-hombre-medida-de-las-cosas, los humores del macho eran secos y calientes y las de las mujeres eran fríos y mojados. Según esta teoría, los dos sexos tenían el mismo sistema pero el nuestro se nos había metido adentro porque estaba fresco afuera.

3. EDUCÁ A UNA MUJER Y SE LE ROMPE LA CONCHA

Henry H. Clark, algún jefe de cátedra perdido de Harvard del Siglo XIX, consignó su vida a la lucha para que las mujeres no pudieran ir a la universidad. Sus teorías psuedo-científicas aseguraban que los cerebrillos femeninos no estaban preparados para el descalabro y el estrés de la vida universitaria y que eso afectaba directamente al útero, destruyendo su capacidad de quedar embarazada y parir. Sobre todo, había que evitar pensar demasiado cuando te salía sangre por la vagina.

4. HAY UNA ÚNICA MANERA DE QUEDAR EMBARAZADA

Revivido recientemente por unos republicanos queriendo bloquear el acceso al aborto libre en Estados Unidos, este mito probablemente empezó gracias a un texto legalista del siglo XIII, Fleta, que decía que “sin consentimiento, una mujer no puede concebir” lo cual podía invalidar cualquier acusación de violación si la mujer quedaba encinta.

5. LAS CHINAS TIENEN LAS CONCHAS DE COTÉ

Racismo versión mito sexual, este rumor empezó a correr entre los habitué de las prostitutas chinas de burdeles californianos de mitad del siglo XIX. Esta creencia formaba parte de una fetichización más grande de las asiáticas en general y, en contra de cualquier expectativa, llegó hasta el día de hoy.

6. LA SANGRE MENSTRUAL TE PUEDE MATAR

bloooooood
vía Warner Bros.

Plinio el Viejo, historiador naturalista de la antigua Roma, expuso que “las tormentas de granizo, los truenos y los rayos” se alejarían de una mujer indispuesta y que la “fruta y la carne” se pudrían si pasaba cerca. Esto continuó hasta el siglo XIX, cuando todavía se creía que un hombre podía contagiarse gonorrea por tener sexo con una mujer que menstruaba.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto:
close-alt close collapse comment ellipsis expand gallery heart lock menu next pinned previous reply search share star