PALABRAS PROPIAS

Arte de Stephanie Sarley.

Si el lenguaje está conformado por signos y los signos conforman la arena de la lucha de clases (Voloshinov, ah re), ¿por qué genera tanto resistencia el lenguaje inclusivo? Y alejándonos del signo/fonema/palabra , ¿por qué no está presente en la cultura popular un lenguaje del deseo femenino?, ¿por qué ni siquiera tenemos una palabra para pete en femenino?

 

He vuelto a obsesionarme. Por suerte no es un chabón ni mear parada, si no con la inexistencia total de palabras propias. El cunnilingus -etimológicamente la palabra más certera- proviene del latín O SEA HACE MILENIOS. Estamos hablando de casi una lengua muerta, ponele. Quiero decir específicamente lick (que para mí no quiere decir lamer, que lo oigo como más parecido a apoyar la lengua) vulva (cunnus) y si se lo decís a alguien en un momento hot probablemente saque el diccionario. Tomando la posta de Liliana Sprovieri, me dispuse a buscar día y noche una palabra que me sirva.

¿Es imposible nay importante que haya un homólogo para pete?

La palabra pete implica dos cosas: que hay una cosa a chupar y un chupador (por eso funciona cunnilingus). La frase “haceme un pete” es casi redundante y además es medio vulgar. Y eso me encanta. Yo he escuchado, de adolescente, referirse al sexo oral (vaya eufemismo) como un pettinato. ¿Sale un pete, colorado? Un petardo, las posibilidades son infinitas. No así chupar la concha, que para el caso vendría a ser lo mismo. Pensemos en el himno a la chupada de concha, “a mí me gusta cuando baja downtown”. Ni siquiera Anitta, que destila sexo, lo puede nombrar porque no existe, en fin.

Agustina Frontera, colega, poeta, co-directora de LatFem y la co-coordinadora un taller de periodismo feminista en el cuál tallereé este proyecto comunicacional -después de entregar la tesina- en 2017, opina: “Creo que en la literatura femenina, aunque erótica, se escatima la obscenidad. En la literatura contemporánea argentina (en poesía y narrativa), de los 90 para este lado, sí hay mucho pajero, mucha pija, mamada, sexualidades urbanas sumidas en la noche y en general ligadas al mundo de la droga, de la joda, del delito. Hay poco escrito por mujeres en ese sentido. Quizás eso explique la falta de un término acuñado por nosotras para designar la chupada de concha”.

Stephanie Sarley.

Alejandro Chuca, sociólogo, poeta, chupador -supongo- de conchas, expresa: “Un poco me aburre y me da fiaca esa idea de que faltan palabras. Para mí la actitud del que escribe, el poeta, no puede ser esa porque el lenguaje es muy generoso. Para mí es la máxima tecnología que hemos creado. Pero es cierto que faltan palabras, pero esa una cuestión histórica, política, de relaciones sociales, que no existen esas palabras. Es una especie de tecnología que se auto-reproduce y todo el tiempo inventamos palabras. Es una especie de código abierto el lenguajes. Después, las resistencias que se encuentran al momento de usarlas -está la policía de la RAE- no culpa del lenguaje, es un problema de las relaciones sociales. Es muy gauchito el lenguaje”. 

Coincide Paula Maffía, cantante extraordinaire, chupador de concha, coincide: “El lenguaje, si bien demuestra que no se crearon palabras para el sexo oral femenino, tampoco nos limita al momento de generarlo nosotras. Tiene esa doble cualidad el lenguaje: por un lado se nos impone y por el otro, se deja malear. De todas formas nunca usaría la palabra pete porque me parece que tiene una sonoridad espantosa. Me parece que chupar es mucho más interesante, hablar del acto, o comer.  Aunque también me gusta lo tácito: chuparla, comerla, comermela, tiene tanta entidad que ni se necesita nombrarla. Posiblemente es hora de que nosotras hagamos una interesante propuesta, me parece que nosotras estamos fallando al momento de nombrar y que cuando tengamos una propuesta fuerte se va a viralizar de manera tan profunda que va a tener que entrar hasta en la RAE”.

Maffía se pone pragmática y resuelve: “Yo le doy la misma entidad a todas las conchas. Está claro que falta una militancia del sexo oral entre mujeres heterosexuales -que me parece que se está empezando a dar- pero me parece importante también que aportemos aquellas que no entramos en la heteronorma a generar un discurso inteligente y atractivo. Pero también estamos muy ocupadas recibiendo a todas estas posheterosexuales que vienen a probar suerte con sus amigas, hermanas sororas, así que bastante trabajo estamos haciendo acá las tortas”.

Volvemos a Frontera, que arde: “Creo que decir “pija” en un poema ya ha entrado al lenguaje poético, decir “chupar la concha” ya es demasiado, es insoportable, Usualmente las portadoras de concha estamos destinadas a ser pasivas receptoras en la sexualidad…en todas las prácticas menos en el acto de chupar, al pensar en “chupar y sexo” inmediatamente pensamos en pete. La que tiene concha recibe algo que ni se nombra. Es la definición de tabú. El eufemismo más corriente es: sexo oral. ¡Sexo oral! ¿qué es eso?, ¡una categoría médica? no hay nada de goce en esa denominación, no hay líquido, suavidad, labios, sonidos acuosos y sopaperos…no hay una palabra poética para sacar a la chupada de concha del closet”.

“¿Queremos que se hable tanto de chupar concha como de chupar pitos? ¿No comienza a tecnificarse un poco la práctica? ¿queremos eso? Yo sí, chocha en la chocha”, remata.

Stephanie Sarley.

Sometido a la voz popular (?), una breve encuesta de Instagram (si no nos siguen, haganlo ya) arrojó los primeros lametazos:

peta – chuva – lada – pintorcito – chuncha – tomar la sopa – comer empanada – conchete – chuporra – poncha – mamada – buza – mela – lastre – paleteada – conchada 

Seguimos buscando.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto:
close-alt close collapse comment ellipsis expand gallery heart lock menu next pinned previous reply search share star