4 MITOS DEL LENGUAJE SOBRE EL ABORTO

El 28 de septiembre es el día internacional por el derecho al aborto y desde nuestra humilde parcela de la internet desterraremos cuatro mitos ultra-ubicuos acerca de esta intervención.

EL FETO Y EL EMBRIÓN NO SON “NIÑOS” NI “BEBITOS”

En la Argentina del 2017, hay una señora que está haciendo una campaña anti-abortista llamada “El bebito“.

Esta señora es muy inteligente porque reafirma el punto más importantes de toda la discusión en contra del aborto: no estás interviniendo en un embrión o un feto, sino que estás matando a un bebé, con toda la condena social, moral y religiosa que eso implica. En un esfuerzo de producción, vaga fiebre explicará esa lógica con el siguiente meme:

EL VIENTRE MATERNO NO EXISTE

Literalmente no lo podés encontrar en ningún libro de anatomía. A lo sumo podrás encontrar el útero, que sirve para bastante más que alojar a un embrión luego feto, pero el vientre materno en sí, es una fabulación hasta propagada por la National Geographic. Manejemos las metáforas, chicxs.

LA VIDA DESDE LA CONCEPCIÓN NO EXISTE

Otra metáfora hermosa es la de concepción, un concepto inequívocamente religioso.

El término científico es fecundación, que es el momento que el óvulo es perforado por el espermatozoide. Una semana después, ese óvulo fecundado se implanta en el tejido del útero y ahí comenzaría el embarazo.

LA VIDA NO “COMIENZA”

El óvulo y la esperma de la que hablábamos antes ya estaban vivos porque eran parte de cuerpos vivientes , por suerte, porque cogerse a un muerto es un delito y además no redundaría en un embarazo. Hay vida humana en el planeta tierra desde hace 200,000 años y desde entonces se han reproducido sexualmente. La “vida”, entonces, sería algo más parecido a un continuo que fluye y se transforma.

La Organización Mundial de la Salud recomendó en 2012 que el aborto legal y seguro esté disponible para todas las mujeres. En la Argentina, técnicamente no es ilegal, como bien tipifica el artículo 86 del Código Penal: “El aborto practicado por un médico diplomado con el consentimiento de la mujer encinta, no es punible si: 1º) Si se ha hecho con el fin de evitar un peligro para la vida o la salud de la madre y si este peligro no puede ser evitado por otros medios; 2º) Si el embarazo proviene de una violación o de un atentado al pudor cometido sobre una mujer idiota o demente” (resaltado por vf). La definición de salud según la OMS es lo suficientemente amplia para que se contemple también la psiquis y el bienestar emocional además de las enfermedades físicas.

La clase política sigue evadiendo el debate sobre el aborto porque se sigue encuadrando en una discusión de tipo humanista que utilizan palabras que no representan la realidad. Seamos más responsables al hablar y sobre todas las cosas, exijamos utilizar las palabras correctas cuando nos sermonean sobre nuestro cuerpo.

5 replies to “4 MITOS DEL LENGUAJE SOBRE EL ABORTO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto:
close-alt close collapse comment ellipsis expand gallery heart lock menu next pinned previous reply search share star