DECIME FEMINAZI QUE ME ENCANTA – CARTA ABIERTA A AGUSTÍN LAJE

Correspondencia epistolar desde este sitio que “nadie toma en serio y solo recibe burlas”.

Mi artículo sobre Agustín Laje no es de los más populares en vistas ni ahí, pero claramente es la más comentada. Y es que hay una jauría de comentadores devotos del movimiento que logran suspender su comprensión lógica lo suficiente para creer sus enunciados. En esta propuesta entre periodística y pedagógica intentaré al menos desnudar las operaciones que Laje pone en movimiento.

Me tomé la libertad de copiar verbatim el texto. Lo pueden encontrar en el siguiente vínculo: https://prensarepublicana.com/carta-abierta-una-feminazi-agustin-laje/

Querida Feminazi:

El día que haya campos de concentración lleno de hombres, hablamos.

Ante todo, sé que te molestarás por el calificativo que uso para describirte. A ningún totalitario le gusta que le digan que lo es. Y como el feminismo ha sufrido tan amplias modificaciones y deformaciones, decirte “feminista” a secas sería algo así como no decir nada.

Alfonsin Storni. Fragmento de “Un libro quemado”. La Nota, 27 de junio de 1919: Cuando se dice “feminista”, para aquellas, se encarama por sobre la palabra una cara con dientes ásperos, una voz chillona. 

Toda la vida social argentina las feministas fueron una mala palabra. Ahora que el status quo argento lo ha comenzado a tomar, no queda otra que decirnos feminazis.

Pero sé, al mismo tiempo, que sabes muy bien que me estoy dirigiendo a ti. Tú, que pones a la mujer como excusa para destilar tu odio de género; tú, que dices estar “oprimida” por el “patriarcado”, cuando en verdad lo único que te oprime es la mediocridad de culpar cínicamente al hombre de tus propias frustraciones que otras mujeres, con más agallas que tú, han sabido utilizar para superarse a sí mismas; tú, que paradójicamente atacas al mismo sistema económico, político y cultural que acabó con las desigualdades entre los sexos en el Occidente libre.

Hete aquí ya (párrafo dos), el meollo de la cuestión y donde se hacen evidentes las múltiples interconexiones entre género, política y sistema económico: ¡el sistema económico imperante no acabó con las desigualdades entre los sexos! ¡Es mentira! ¡El techo de cristal es real! Tal desprecio flagrante por datos objetivos de la realidad te ubica muy lejos de cualquier pretensión de teoría. Y utilizar los avances simbólicos de “otras mujeres con más agallas que tú” para argumentar paridad, además de dar neutro (sos de Córdoba, papi) únicamente confirma que no sabés ver más allá de las personas que tenés a tu alrededor. Meritocracia feminista.

¿Te molesta lo que digo? Pues lo seguiré diciendo. Y es que si algo te aterra, es la imposibilidad de “apropiar” políticamente la etiqueta “feminazi”. Debo admitirlo: la izquierda es muy buena apropiando significantes peyorativos. “Queer”, por ejemplo, que nació en la lengua inglesa como una conjunción insultante de “wird” (raro) y “gay”, hoy ingresa incluso al campo académico como “teoría queer”, en un hábil proceso de modificación valórica del vocablo. Pero “feminazi”, eso sí que no lo puedes apropiar. Por eso te desespera. Por eso pataleas cada vez que te lo dicen. Y es que expone todas tus miserias. Revela el motor de tu causa: el odio. Devela tu vocación: totalitaria. Pone de manifiesto tu representatividad: minúscula.

Creo que la principal diferencia entre el uso de los términos “feminazi” y “queer” es que feminazi implica odiar, porque los nazis pasaron a la historia como proponentes del odio institucionalizado. Lo lindo es que hombres como vos hábilmente recolocan la lucha por la igualdad en una palabra que implica que matamos a chabones, volviéndolos el centro de la atención y de la discusión. Además, aprendé inglés, Laje, es weird. Y ni siquiera googleaste tanto para saber quién inventó el término.

Te he visto, en efecto, arrogarte la representación de la mujer, mientras paradójicamente encuentras maravilloso aquello de “la mujer no existe” que Monique Wittig, siguiendo a Lacan, anotara en sus libros que tanto gustas consumir. Te convences en tus violentas convocatorias, con otras feminazis como tú, ser la síntesis de los intereses de la mujer. Pero allá afuera, en el mundo real, millones de mujeres continúan amando a los hombres, continúan esforzándose para superarse día a día, continúan trabajando y estudiando, amando a sus hijos y a sus familias, y no necesitan mostrar los senos en la calle, pintar propiedad ajena, lanzar bombas molotov, destruir iglesias o arrojar su propio excremento contra feligreses para sentirse mujeres. Ellas prefieren ser femeninas antes que ser feministas, conceptos que, por feminazis como tú, cada vez resultan más antitéticos.

Siempre tenés la data equivocada y/o atrasada y/o elegís los datos que te convienen para hilvanar tu argumento: justamente estamos entrando en un momento histórico que hablamos de feminismos que son tan múltiples como los patriarcados, situados, contextualizados. Ahora, tener que aclarar todo el tiempo que las feministas no odiamos a los hombres y hasta a veces nos cogemos a un par, aburre. En cuánto a la falsa dictomía “femenina, no feminista” hasta CFK ya lo superó.

Entiendo que, quizás tanto como conmigo, te enojas mucho al ver a esta inmensa mayoría silenciosa de mujeres que eligen no emularte y que, en muchos casos, hasta les causas desagrado. Odias verlas felices. Odias verlas fortalecidas. Y dirás sobre ellas que, si no te siguen, es porque “el patriarcado no las deja pensar”, subestimando su capacidad (puedes ser muy misógina cuando quieres), como si toda aquella que no pensara como tú fuera una débil mental. Pero tu estratagema está ya muy trillada: no haces mucho más que aplicar el clasismo marxista al terreno del género. La conciencia de clases de ayer es la “conciencia de género” que esgrimes hoy. Así, toda aquella que no tome la conciencia que tú quieres que tome, no será mucho más que una “alienada” respecto de los intereses que tú decretas que debe profesar.

Insistís en el odio porque es un espejo. Insistís en el tropo de que las mujeres nos odiamos porque no paraste de consumir series, películas, programas de radio, libros y demás en que las que competimos y hablamos mal de nosotras a nuestras espaldas. Con respecto a la conciencia de clase, al igual que tus conocimientos sobre feminismo, acá tirás cualquiera. Ya se superó por los mismos motivos que le estás criticando vos.

Tu problema fundamental, querida feminazi, es ontológico. El principio constitutivo de la realidad que propones es el género. Tú no ves individuos; ves géneros. Eres tan colectivista como cualquier totalitario (por más que muchos liberales despistados y presos de la corrección política te compren el cuento). Y aún más: los visualizas en constante disputa, impulsando siempre el conflicto, incluso allí donde no existe. Así, frente a cualquier problemática social, reduces sus determinantes al género. Para ti, por ejemplo, no hay violencia social: simplemente hay “violencia de género”.

Este punto también lo hiciste en tu vídeo nefasto, genitalizar la violencia no existe.

Y es que jamás te has preocupado por analizar cómo evolucionan los homicidios respecto de lo que llamas “femicidios”, pues hubieras descubierto que, dado que el comportamiento es prácticamente idéntico en términos de su crecimiento o decrecimiento relativo, no median motivos de odio de género en estos últimos. Menos te has preocupado de aquellas mujeres asesinadas que no han sido víctimas de hombres, sino de otras mujeres: dado que no puedes alegar cuestiones de género, para tu ontología estos casos no forman parte de la realidad. ¿Y para qué decir sobre los casos en los que la víctima no es una mujer sino un hombre? La invisibilización es tu estrategia: sabemos bien que comulgas con esos vocingleros partidos de izquierda que, cuando la ciudadanía marcha contra la inseguridad y la violencia en términos generales, acusan a los manifestantes de “fascistas” por pedir que el Estado les garantice una vida más segura frente a la delincuencia.

¿Como se mide motivos de odio de género? Ni una fuente, ni oficial ni extraoficial, para hacer el chequeo pertinente, y lo que es más preocupante, no es la única conclusión al que se puede llegar aún si los datos son ciertos. La precarización de la vida y el aumento de violencia social, pero no creo que lo admitas porque estamos por el buen camino ya, segundo semestre style.

Pero tu juego está empezando a terminar. La rebelión de lo políticamente incorrecto que ha despertado en todas partes del mundo está rompiendo la espiral del silencio en la que el progresismo, al cual tú tan bien sirves, nos sumergió. Cada vez somos más los que no te tememos ni a ti, ni a tu doble discurso. Cada vez somos más los que no te creemos esa forzada postura hipócrita que, mientras pide “Ni una menos”, despliega actos de vandalismo urbano y grita, a través de las paredes públicas y privadas que estropean con pintura, consignas como “muerte al macho”, “matá a tu novio”, “La Virgen María era tortillera” o “abortar nos hace felices”.

NO ENTIENDO LA COMPARACIÓN Y ME ESTÁ POR AGARRAR UN ACV. Lo hipócrita sería pedir ni una menos y matar mujeres, ¡¡¡no grafitear paredes!!!

¿Odias a los hombres? Pues no estés con ninguno de ellos: no creo que nos perdamos de mucho. ¿Odias a la Iglesia? Pues no concurras: ningún sacerdote te obliga. ¿Odias al capitalismo? Pues no produzcas, no ahorres ni inviertas: el mercado no te obliga. ¿Odias depilarte? Pues no te depiles: ningún “patriarcado” te obliga a hacerlo. ¿Odias los “estereotipos de belleza”? Pues nada te somete a ajustarte a ellos: puedes continuar esforzándote por verte fea que a nadie le importará. ¿Odias a Occidente? Pues tienes otros lugares “hermosos” para vivir siendo mujer, como Medio Oriente, donde el casamiento de niñas sigue siendo una realidad, o varios puntos de África donde la ablación (mutilación del clítoris) se continúa practicando: lugares, por cierto, en donde tu falaz lucha jamás mira.

¿Querés licencia de paternidad acorde al nuevo rol que cumplís? Asumir que únicamente las mujeres son importantes para el recién nacido es parte del patriarcado,  abrazá al feminismo. ¿Querés tenencia compartida o tener sólo vos a los pibxs porque la madre es incapaz?  Asumir que las mujeres son mejores cuidadores es parte del patriarcado, abrazá al feminismo. ¿Querés que a las mujeres -en caso de haberlos cometidos- sean juzgadas por actos de violencia doméstica? ¿Querés que los hombres no estén más expuestos a los accidentes de trabajo industriales? ¿Querés que las mujeres paguen la salida?  Abrazá al feminismo.

No pretendo recibir mucho más que insultos y amenazas de tu parte. El feminazismo es violencia, y tú eres su agente. Pero, sencillamente, no quería dejar de poner este espejo enfrente de ti. Cuando las ideologías extremistas nublan el juicio, mirarse al espejo puede ser doloroso.

Tal cantidad de insultos, agravios y argumentos ilógicos solo pueden significar una cosa: estás un poquito asustado, Agustín Laje. No soportás que las mujeres estemos ocupando cada vez más lugar en la arena pública y nuestra voz se escuche cada vez más fuerte.

6 replies to “DECIME FEMINAZI QUE ME ENCANTA – CARTA ABIERTA A AGUSTÍN LAJE

  1. háganle caso a jesus…. DEBATAN CON EL, siempre el/la que quiere lo permite (y lo filma por supuesto)
    me leí todo y en ningún momento refutas con fuentes/datos empíricos solo seguís en tu mundo paralelo (como stranger things), donde todos escriben cxn xquis xn lxs pxlxbrxas y manda cristina bajando linea como deben y nó deben pensar CON PLATA ESTATAL

    tranquilamente pueden ser feminazis porque están a favor de genocidios de personas (bebés) Y QUIEREN CON PLATA DE NUESTROS IMPUESTOS HACER LA MATANZA

    la cantidad de influyentes feministas que leyó para hacer el libro ese

    *la gente que le gusta estar a favor de DATOS ESTADISTICOS, TRABAJOS DE INVESTIGACIÓN, PRUEBA Y ERROR, CIENCIAS DURAS NO SE COME EL CUENTO IMPUESTO DE LA ZURDERÍA MÁS

    ejemplo:
    – cuantos “femicidios” hubo en el 2017? automáticamente se te cae el “1 mujer muerta cada 18 horas”
    – pero hay femicidios nó registrado maldito machista opresor
    – entonces como hacer para sacar la conclución prematura de 1 mujer cada 18hrs?? parten de una mentira… como toda la izquierda en Arg

    SIGAN CON EL DOGMA

    Me gusta

    1. Perdón, estuve de vacaciones (con mi propio dinero, por las dudas) y luego enfermé.
      ¿Estás al tanto que no hay cifras oficiales de nada en este país aún dos años luego del milagro macrista? ¿Ni después de que la Corte Suprema dijera en 2015 que iba a empezar a relevar los femicidios? Las únicas que lo están haciendo son las integrantes de Mumalá, pero hay que tomarlo entre pinzas porque son los casos que salen en diarios, y podrás imaginarte que si a una mujer pobre muere en Catamarca en el medio de El Peñón, quizá nunca nos enteremos. http://www.lanacion.com.ar/2084452-en-los-ultimos-once-meses-hubo-254-femicidios-en-la-argentina
      Usé tantas fuentes como Laje.
      Igual tenés un punto: es un tema ideológico.
      ¡Saludos! Gracias por comentar

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto:
close-alt close collapse comment ellipsis expand gallery heart lock menu next pinned previous reply search share star