PUTAS Y CALLAÍTAS

¿Todxs vieron al final PUTA, el nuevo vídeo de j mena?

PORQUE TENGO MUCHAS COSAS PARA DECIR.

Finalmente fuimos bendecidxs con el último material audiovisual de Jimena Barón, como ayer la caracterizó un amigo, una mujer envuelta en escándalo. Digo finalmente, porque el método que usó para promocionarlo fue polémico, en el mejor sentido de la palabra.

Las trabajadoras sexuales organizadas en su sindicato (AMMAR) obviamente salieron por arriba del laberinto al plantear la presentación de un proyecto futuro, a ser discutida y planteada en sus asambleas. Aquel laberinto de dos semanas del que se habló de prostitución, trabajo sexual autónomo y trata todo en la misma ensalada semántica se había vuelto muy violenta y por eso estuvo atinadísima la secretaria general del sindicato, Georgina Orellano, al plantear en la conferencia de prensa que dieron el que su interlocutor no es Ángel de Brito sino el Estado. No olvidemos que hasta Caro Aguirre se fue de feminismo por esto.

Me parece importantísimo que se hable de trabajo sexual y que nadie venga a sacralizar cualquier órgano de nuestra cuerpa, pero muy choto la acepción de puta que recoge PUTA y eso me abre un mar de preguntas que me parece importante hacernos.

Jimena Barón se le plantó a Mirtha Legrand por el aborto, participó de las vigilias hermosas y tendría una impronta feminista más onda lifestyle. Es más, la presentación en su Instagram del tema intentaría abordar una cuestión reinvinicativa de la libertad sexual y de todas las maneras que nos dijeron putas porque nos gustaba chupar pija y no específicamente en la cama. Pero no sucede nada de eso, termina haciéndose la Cazzu en un verso que equipara la pija con un lagarto, hablándole a una “novia culta” que no lo sabe satisfacer sexualmente. ¿Posta? ¿Es pop? ¿Pop para divertirse?

¿Por qué le pedimos tanto? Porque sino, vamos a seguir bailando Callaíta (que encima es un temón), dónde dice que es callaíta, pero para el sexo atrevida y que no sabe quién nos dañó, porque yo no lo puedo pedir feminismo a Bad Bunny pero un toque siento que sí se lo puedo pedir a Jimena Barón, que se juntó con Georgina, que banca una postura antiabolicionista (ponele), que eligió hacerle prensa a este tema con una campaña basada en los papelitos. Dato al margen: dos compañeras de teatro de mamá participaron del video, son dos de las señoras que venden panchos. ¡PANCHOS! Es demasiado. Yo entiendo que quizá lo filmó antes y después todo el flash de la campaña de los afiches, pero yo no llego a discernir si es muy cínica o muy ingenua. Y la canción es bastante poco sororo, encima.

Lo cual es terrible porque el vídeo me re gusta, hay un fernet viajero, está DJ Mami, la palabra ordinaria, pero posta ¿no soy puta soy generosa?

Nada, j mena, espero que estés bien y se te querés juntar a tomar unos mates a hablar de feminismo, estoy.

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto:
close-alt close collapse comment ellipsis expand gallery heart lock menu next pinned previous reply search share star